jueves, 1 de marzo de 2012

Donde las dan las toman.

 


Dicen que una mirada vale más que 1000 palabras, y digo yo, que si esa mirada va acompañada de una sonrisa, la mirada ya ni tendrá precio. También he oído aquello de que un clavo saca otro clavo, pero entonces, si dos clavos se juntan qué? Pues la madera es la que acaba dolorida, sola y sufriendo. Que efectivamente, después de una tormeenta siempre llega la calma, pero cuidado, porque puede que te confundas y creas que la calma ha llegado y aún sigas en plena tormenta. Que el dinero no da la felicidad, pero que aún así, siempre ayuda a conseguirla. Que sí, que a buen entendedor pocas palabras bastan, pero que mejor es explicar las cosas bien, a no que luego hayan confusiones de las que puedas arrepentirte. Que a caballo regalado no le mires el diente, pero cuidado, porque podría estar enfermo. Y que efectivamente, cuatro ojos ven mejor que dos, y si necesitas ayuda, lo mejor es que la pidas. Y que donde las dan las toman, así que piensa antes de actúar, para no hacer daño a nadie. Y que obviamente, cada día que amanece, el número de tontos crece.